lunes, 28 de diciembre de 2015

Cirque du Soleil

     


Creo que el que más y el que menos ha odio hablar del circo del sol.  Desde hace varios años  viene a mi cuidad por estas fechas, y este año decidí no perdérmelo.

Tiene varios espectáculos repartidos por todo el mundo, algunos vigentes desde hace muchísimos años.


Yo en este caso os hablaré de Varekai.

      Todos los espectáculos del Circo del Sol siguen una pequeña historia, en el caso de este espectáculo es la siguiente:

 “En lo profundo de un bosque en la cima de un volcán existe un mundo extraordinario, donde todo es posible: Varekai. Cae del cielo un joven solitario y comienza la historia. Ese día, en ese lugar lejano donde todo es posible, empieza el encanto de una nueva vida”.

      Su título significa literalmente "en cualquier lugar" en la lengua romaní, y el show es un tributo acrobático al espíritu nómada.

      La duración del espectáculo son más o menos dos horas, que dividen en dos partes con unos 20  minutos de descanso entre una y otra. Si, la verdad es que parece mucho tiempo allí sentado, pero en cuanto llega el descanso te preguntas si de verdad ya ha pasado una hora.

      Hay acción en todo momento, ya que si no hay alguien realizando alguna acrobacia de cualquier tipo hay pequeños momentos divertidos entre escena y escena con un mago y su ayudanta, la cual quiere un poco más de protagonismo en sus funciones con el mago, os partiréis de risa con ellos.


El espectáculo de divide en varios números:

  •     El vuelo de ícaro

Con agilidad, maestría y sensibilidad, el Ícaro realiza sorprendentes vuelos en picada y contorsiones en la red que le mantiene cautivo.

  • Juegos icarianos
Los Juegos Icarianos, una antigua disciplina de las artes circenses prácticamente desaparecida en la cultura circense contemporánea de hoy, regresa a la pista central. Los miembros de una misma familia suelen presentar este número muy arraigado en la tradición. Como tributo a esta tradición, los Icarianos junto con otros acróbatas encarnan esta espectacular exhibición de malabarismos humanos. El cuerpo humano se convierte en catapulta y recogedor en un número elaborado, explosivo y con gran carga coreográfica que requiere fortaleza, equilibrio y agilidad.

  • Meteoros de agua
Tres jóvenes acróbatas hacen girar, por encima de sus cabezas y a gran altura, unas cuerdas con unos meteoros de metal en los extremos. Manejando sus cuerdas con una agilidad fuera de lo común, realizan además unas figuras acrobáticas increíbles.

  • Danza georgiana
Este número se inspira en la larga tradición de resistencia de los georgianos ante los diferentes invasores a los que debieron enfrentarse con el paso de los siglos. Los movimientos de los bailarines evocan los combates librados por los georgianos contra las potencias vecinas deseosas de conquistar su territorio. Un número de resistencia, precisión y una pequeña dosis de frenesí.

  • Superficie deslizante
Sobre una superficie deslizante especial, los artistas se impulsan, se cruzan entre sí, se lanzan y se atrapan para crear la ilusión de patinar.

  • Aro aéreo
Suspendida a gran altura sobre el escenario o volando por los aires sobre su aro, una joven realiza una serie de ejercicios haciendo gala de su flexibilidad y fortaleza.

  • Solo sobre Muletas
Como una marioneta articulada, el artista encaramado sobre unas muletas se tambalea en una danza emocionante.

  • Correas aéreas
Dos acróbatas colgados de las muñecas se deslizan con elegancia por encima del escenario, realizando unas piruetas acrobáticas originales en un alarde sincronizado de precisión y potencia. Con una correa doble, los dos artistas se funden en uno en pleno vuelo para realizar una serie de ejercicios acrobáticos impresionantes.

  • Malabares
Un virtuoso de los malabarismos manipula bolos, pelotas de fútbol, sombreros y pelotas de ping pong con las manos, los pies, la cabeza e incluso la boca.

  • Equilibrio sobre bastones
La gracia, fortaleza y flexibilidad resultan sorprendentes, mientras mantiene el equilibrio sobre una serie de varas estratégicamente ubicadas. Apoyada sobre las manos o los pies, se contorsiona sobre las varas para mantener un equilibrio delicado.

  • Columpios rusos
Impulsados por dos trapecios rusos, los acróbatas se lanzan por los aires hasta aterrizar sobre las muñecas cruzadas de sus compañeros o sobre una tela de seguridad. Los acróbatas, con sus hazañas de audacia sin igual, se atreven incluso a planear de un trapecio en movimiento a otro.


      Sin duda el circo del sol es un espectáculo que hay que ver una vez en la vida. Llevan la perfección a otro nivel, y sorprende muchísimo la sangre fría que deben de tener, ya que realizan los números sin ningún arnés, colgados a muchos metros sobre el suelo.

      Lo mejor del espectáculo se lo guardan para el final, me quede alucinada con el número de los columpios.

      Es tremendamente espectacular, aunque en mi opinión me falto ese punto de más que te hace pensar que es el mejor espectáculo que has visto nunca. Quizá porque iba con las expectativas  muy altas, o porque en esta vida ya hemos visto de todo, pero me falto esa chispita que te hace estar deseosa de que llegue el año siguiente para poder ver otro de sus espectáculos.

      También cuesta un poco seguir las historia que interpretan, yo tuve que buscarla en internet en el descanso para que me fuera más fácil seguir el hilo de algunos acontecimientos.
Como punto fuerte la música y los cantantes en directo, la banda sonora es alucinante, hace que el número sea aun más increíble.

      Si lo tenéis cerca os recomiendo ir a verlo, ya sea este espectáculo o algunos de los otros, es un dinero bien invertido (aunque las entradas sean un poco caras) y también puede ser un estupendo regalo para pedirles a los Reyes Magos.





Os dejo un vídeo en el que se ven algunas partes de los números para que os hagáis una idea de lo que podréis encontrar con pequeñas explicaciones de algunos de los acróbatas  (aunque el vídeo no le hace justicia al espectáculo en directo).




No hay comentarios:

Publicar un comentario